Ritmo y canciones en Punilla

Eventos

punilla

Con Eva Shin en febrero sobrevolamos las sierras de Córdoba a puro ritmo.

Anuncios

Verano serrano

Eventos

Cordoba verano

Durante el verano rioplatense estaré girando por la provincia de Córdoba y grabando en esas tierras las misteriosas canciones del próximo álbum.

En las sierras nos vemos queridos amigos!

PAMPA PATAGONIA

Eventos

pampapatagonia

Salgo a trovar hacia el sur a través de la pampa armado de guitarra eléctrica y viva voz: entre el 29 de noviembre y el 9 de diciembre de 2017 me estaré presentando en Trenque Lauquen, Santa Rosa, Neuquen, Bariloche, El Bolsón, Villa La Angostura, Junin de los Andes, San Martín de los Andes y Meliquina. En varias ciudades también daré un taller titulado La canción protesta. Llevo discos y libros en mi equipaje. Los espero.

Del otro lado del Charco

Eventos

Charco, el documental sobre la música en el Rio de la Plata dirigido por Julian Chalde, producido por Andrés Mayo, con guión de Martín Graziano y protagonizado por Pablo Dacal, fue seleccionado por la prestigiosa muestra internacional Phono cinema UY 4, dedicada a explorar el mundo de la música. 🇦🇷

Se proyectará el viernes 24 de noviembre en la Sala Zitarrosa, de Montevideo, y al termino del recital Pablo dará un concierto a dúo con Martin Buscaglia.

FUERA DEL TIEMPO

Eventos

noche fuera dle tiempo

El corazón es el lugar de las guitarras del tiempo que junto a Dacal, Sleiman y Pascuzzo, vuelven a viajar a esa tierra sin nombre que se hará presente una vez mas.

Una noche fuera del tiempo en un antiguo primer piso, en San Telmo, Buenos Aires. Dos amplios balcones, desde dónde pueden verse el Cabildo y el patio de la Manzana de las Luces. Una habitación intervenida por la artista visual Eva Shin. Empanadas, vino tinto y canción criolla.

La cita es el sábado 28 de octubre a las 21hs. La entrada es gratis, aunque esperamos que degustes al entrar la deliciosa cerveza Uribeña, que traeremos desde Uribelarrea especialmente para vos.

Te esperamos, querido amigo.

APUNTES SOBRE UNA MANIFESTACION

Eventos

DIrLdN8W0AAUPHk.jpg_large

Ayer realizamos nuestra manifestación. Conversamos, nos saludamos y abrazamos. Cruzamos nuestras miradas. Sé que estuviste allí, dentro del flujo de cuerpos y espíritus conmovidos del que formamos parte. Allí dentro estuvimos derivando juntos. ¿Nos resulta divertido? ¿Necesario? ¿Inevitable? Si reunirnos nos fortalece ¿Que haremos con esa fuerza?

La iconografía sobre Santiago Maldonado se desplegó sobre las calles en carteles, banderas, remeras y hasta proyecciones. Santiago Maldonado es para el gobierno una narración problemática, una historia cuyo desenlace nos mantiene expectantes. Nosotros, mientras tanto, sabemos que Santiago Maldonado es un compañero pero también un símbolo. La forma final que tome este relato y su repercusión en los medios de comunicación, definirá quien es el ganador en esta historia de perdedores. Entre el mito, el cuento y la leyenda, se debate buena parte de nuestro inmediato futuro.

La manifestación es una droga. Para los que los conciertos multitudinarios han perdido aquel sabor, el fútbol nos resulta algo ingenuo y preferimos bailar entre amigos, la posibilidad de encontrarnos entre todos, muchos mas todos de lo que podamos imaginar, es como abrirse camino hacia el otro lado. Divago entre los cuerpos con la mirada perdida, mirándolo todo sin detenerme en nada, reuniendo el fresco completo en mi mirada. Camino solo en las manifestaciones, me detengo a conversar o saludar al paso, pero el destino final siempre está un poco mas allá. ¿Un encuentro? ¿Una celebración? ¿Una protesta? Todo eso y mucho mas en la manifestación en que estamos todos aunque no estemos todos, aunque algunos se queden en casa y no esté Santiago Maldonado.

Ya no podemos seguir sorprendiéndonos ante el devenir de los acontecimientos. Insultar en las redes sociales o en la cara de un policía ¿Cuál es el fin? ¿La necesidad expresiva del ser humano? Pintar un cuadro o escribir un poema es mucho mas interesante y transformador. Indignarnos frente al proceder de las fuerzas del orden comandadas por el gobierno actual, solo nos revela que no estamos verdaderamente al tanto del devenir de los acontecimientos. Así son las cosas. Hace 40 años la Argentina tuvo su dictadura y otras tantas en Latinoamerica, y unas décadas mas atrás el Nazismo y el Facismo en Europa. La humanidad es menos progresiva de lo que imaginamos. ¿Vamos a actuar en consecuencia a los tiempos que corren o seguir quejándonos como niños que no reciben su golosina?

La mitad del país piensa distinto a vos. A veces son mas, a veces son menos. No cambia demasiado en lo cotidiano aunque mucho en lo concreto: en esa diferencia de votos se definen los gobiernos. Si creemos que estamos hablando en voz alta al postear en facebook estamos totalmente equivocados: escribimos hablando al otro pero solo lo leen tus amigos. Los que piensan cercano a vos. Los que comentan sobre tus amigos. Los que no eliminaste de tus amigos, los que no dijeron lo que te pareció una barbaridad y quisiste dejar de oír. Entonces, ¿Vamos a pensar estrategias de acción o seguir midiendo quien es el MAS indignado de los indignados?

Creo que todo lo que sucede se lo debemos al profundo miedo que tenemos a la existencia. Miedo a los otros, miedo a perder, a quedarnos solos, a fracasar, a morirnos y que nadie se acuerde de nosotros. Por eso este gobierno triunfa con su discurso evangelizador. Son tiempos hiperproductivos y amenazantes. No hay lugar para los débiles de corazón. No tenemos herramientas emocionales para sostenernos y debemos construirlas: meditación, lectura, contemplación, estrategia, plan de acción. Es la hora de los artistas: hemos perdido el público en manos del populismo barato y la oratoria de autoayuda. Es el tiempo de inventar nuevas posibilidades de vida y salir a hablarle a los desconocidos.

Santiago Maldonado parado frente al río sin atreverse a saltar: todo héroe tiene su talón de aquiles y Santiago no pudo sumergirse en el río para cruzarlo. Revivo esta escena como si hubiese estado allí: el vértigo frente a la corriente, el sonido de los disparos, los gritos de los gendarmes que se acercan, el aroma del peligro invadiéndolo todo, el hombre arrebatado de su historia y convertido en cuerpo flagelado. El pensamiento amenazado en su incertidumbre: ¿Que será de mí? ¿Alguien preguntará dónde está Santiago Maldonado?